Consejos básicos y mejores formaciones FIFA 22

Disfrutar del fútbol es algo que apasiona a muchos a lo largo del globo, ver a los deportistas darlo todo por ganar es una fuente de inspiración. Sin embargo controlarlos y formar nuestros propios equipos para saber si lo podemos hacer mejor que muchos entrenadores es una sensación satisfactoria distinta, por eso os dejamos estos consejos para el nuevo FIFA 22 y las mejores formaciones para usar contra vuestros rivales y según los jugadores a vuestra disposición.

 

Consejos básicos

Las mejores formaciones en Fifa son la 4-4-2, la 4-3-3, la 4-2-3-1, la 3-5-2 , la 5-3-2 , la 4-1-2-1-2 Rombo Cerrado o la 4-2-4. Más bajo detallaremos un poco estas formaciones.
Comienza con estilos de juego equilibrados tanto en ataque como en defensa. Una vez comprendas los movimientos de los jugadores prueba nuevos estilos más ofensivos o defensivos.
La formación que uses debe adaptarse tanto a tu estilo de juego como a las características de tus jugadores. No uses una formación si las características de tus jugadores no se adaptan a ella.
Intenta conocer distintas formaciones, no te limites sólo a una. Igualmente trata de tener más de una ‘táctica personalizada’ con el objetivo de adaptarte a los distintos escenarios de cada partido.
Aunque no lo creas, uno de los primeros pasos para lograr una victoria pasa por reconocer la táctica, formación y estilo de juego de tu rival. Ello te permitirá aprovechar mejor sus puntos débiles.
No tengas miedo a cambiar de formación y estilo de juego.
Ten en cuenta las ‘Instrucciones de jugador‘ cuando desarrolles tu formación así como las características ‘Atributos de jugador’ de los jugadores a los que aplicas dichas instrucciones.

Formaciones

Táctica 4-4-2

Una formación cuya clave principal es su equilibrio en todas las líneas, formando un bloque tanto en defensa como en ataque.

Táctica 4-3-3 (2)

La variante más utilizada tanto en el fútbol real como en el propio FIFA, la más equilibrada de todas. Una formación para jugar con mucha profundidad y velocidad a través de sus dos claro protagonistas, los extremos.

Táctica 4-2-3-1

Equilibrada, permite generar situaciones de superioridad en ataque y en defensa, y con capacidad de adaptarse a multitud de estilos de juego en función de los jugadores elegidos. Útil tanto para el juego en posesión como el directo, para el repliegue en defensa como la presión alta.

Táctica 3-5-2

Para los que les gusta arriesgar en defensa y buscar la posesión como fórmula de ataque. Es una formación dirigida a un juego elaborado, lento y en corto. Sufre especialmente ante formaciones con extremos.

Táctica 5-3-2

Puede parecer una formación defensiva pero ofrece la posibilidad de disfrutar de una formación que, a su solidez defensiva, añade la fortaleza de tres cuartos del campo hacia adelante.

Táctica 4-1-2-1-2 Rombo Cerrado

Una formación para mandar desde el centro del campo y con los centrocampistas como protagonistas. Apropiada para el juego de toque, la posesión y la movilidad de los jugadores en la zona de la medular.

Táctica 4-2-4

Se trata de la formación más ofensiva y la más desequilibrada. Una táctica para renunciar a la creación y posesión, basando el estilo de juego en la verticalidad, el juego directo y la velocidad de los cuatro atacantes